La magnolia de la estación Villa Adelina

En esta oportunidad, la investigadora Mónica Pastorini (*), quien fue impulsora para declarar Monumento Histórico Nacional a la casa de Avelino Rolón, cuenta la sobre la histórica magnolia que se encuentra en la estación Villa Adelina.

 

Transcurría el año 1891, cuando se produjo en Villa Adelina el primer nacimiento. Luis Tidone y su esposa, Magdalena Zanetti, ambos nacidos en Italia, fueron los padres de María Tidone, la que sería con el tiempo, madre de Don Lucio Angeleri, primer inscripto en el Registro Civil de Boulogne Sur Mer, ciudad donde todavía vive.

En ese entonces el gobierno nacional daba a los inmigrantes tierras para trabajar, ubicadas en lugares despoblados, que no eran posible poblar de otro modo. Alejadas de los centros poblacionales, sin caminos que permitieran la comunicación con ellos, aún sin el ferrocarril. El paisaje en ese entonces mostraba una acuarela de pastos y lagunas.

Un simple papel, no se sabe si hacía las veces de Escritura, indicaba la entrega por parte del gobierno a Don Luis de una buena extensión de tierras que se extendían desde la actual estación de Villa Adelina, ala norte, hasta Munro.

De a poco esta familia de inmigrantes fue construyendo su casa. La hicieron de ladrillos, sin revocar, con ventanas pequeñas. Poseía una galería de piso de ladrillos, con  macetas  desbordantes de malvones. Un banco y una mesita invitaban los días de invierno a sentarse al sol y en verano a disfrutar de la frescura de las tardecitas. No podía faltar una higuera,  para deleite de la familia en el verano. Era doña Magdalena la encargada de hacer el dulce en la cocina económica, revolviéndolo continuamente con la cuchara de madera, mientras su perfume tentador inundaba toda la casa.

No se sabe quién les regaló una plantita de hojas brillosas y fuertes. La pusieron cerca de la casa, y debieron pasar muchos años para que, en una mañana de primavera, doña Magdalena, yendo al gallinero para alimentar a sus gallinas, levantara la vista y viera una inmensa flor blanca surgiendo entre las hojas lustrosas. Llamó a su esposo: “Luigi! Luigi! Vieni  qui!”. Don Luis apareció sobresaltado por los gritos de su esposa que extasiada, no podía dejar de mirar a esa flor tan hermosa. ¡La magnolia por fin había florecido!

Con el tiempo unos vecinos de dinero, muy  inescrupulosos, engañaron a Don Luigi, obligándolo a firmar un papel que supuestamente lo iba a beneficiar. En quince días fue desalojado, y tuvieron que mudarse a José León Suárez. La casa fue tirada abajo y en su lugar se construyó la mansión que luego sería el Club Stella Alpina. Tanto la higuera como la magnolia seguían firmes, testigos del tiempo y de los cambios que se iban dando en el lugar.

La higuera fue tirada abajo hace unos años cuando se construyó un lugar de descanso para los choferes de la línea de colectivos 71, pero la magnolia blanca aún mantiene su esplendor a pocos pasos de la estación, cercana al andén de los trenes que se dirigen a Retiro. Todas las primaveras, sus flores embellecen el lugar con su elegancia y perfume, y tal vez, en algún lugar de su memoria recuerde los cuidados de doña Magdalena, orgullosa de tener en su rancho una planta tan señorial.

Que las futuras generaciones recuerden esta historia y protejan, al que seguramente es, uno de los árboles más antiguos de Villa Adelina.

 

(*)Mónica Pastorini es investigadora, psicóloga clínica y vecina de Boulogne, muy adentrada en la historia local. Este año presentó una investigación sobre la historia de la Quinta Santa Rita, en la que contó sobre el famoso político benefactor y ex intendente de San Isidro, Don Avelino Rolón, quien llevaría luego el nombre de la avenida más transitada de la localidad de Boulogne.
Compartir