Taller San José: salir de la calle reciclando muebles

En el taller San José personas en situación de calle encuentran la posibilidad de reinsertaste social y laboralmente restaurando muebles que luego se exponen en el Salón Brochero. Los elementos con los que se trabaja son donaciones de los vecinos.

| Por Ailín Scapolan |
“El estar en la calle genera mucho deterioro, físico, pero sobre todo espiritual y psicológico” sentencia Mariano Navone, director social de la Fundación Camino a Jericó. De esta Fundación dependen el Taller San José y el Salón Brochero. Estos espacios se crearon con la intención de lograr la reinserción de las personas en situación de calle en la sociedad.  “La gente que duerme en la calle ya forma parte del paisaje urbano. No es una cosa normal. Ese ser invisible produce un deterioro increible” asegura Navone, y es por este motivo que la Fundación, presidida por Juan Pablo Contepomi, buscó la generación de trabajo ya que si bien consideran que la problemática de la gente no se resuelve solo con esto, es un buen comienzo.
El Taller San José, que está ubicado en Boulogne. Se creó con la intención de, no sólo restaurar los muebles y objetos donados por los vecinos de Zona Norte, sino fundamentalmente para cambiar la vida de la gente que trabaja ahí. A este lugar se acerca gente que busca aprender un oficio, además de expresarse a través de sus creaciones.
Desde el Taller se trabaja con distintas modalidades. La primera es para personas que pueden vivir de la restauración de los muebles. En este momento son cuatro los trabajadores que se encuentran en esta situación. Otras personas utilizan el Taller como un paso hacia la reinserción, ya que necesitan volver a sentir una rutina para luego salir en busca de trabajo. Sin embargo, hay personas que por algún tema de discapacidad, ya sea física o emocional, no pueden volver a trabajar y consideran al Taller como un ámbito terapéutico.
Una vez que los muebles están terminados, se ponen en venta en el Salón Brochero, ubicado en Olivos. Este lugar es el resultado de las personas que recuperaron hábitos de trabajo en el Taller San José y todo lo recaudado genera más oportunidades para que las personas en situación de calle logren una calidad de vida digna.
mueble-taller-brochero
El Hogar Cura Brochero
Nació en 1998, como proyecto de la Parroquia San Pedro y San Pablo. En el lugar, en un principio, la gente que dormía en la calle se acercaba para bañarse. Años más tarde se agregaron los dormitorios y la posibilidad de que veinte personas tengan un techo asegurado.
A diferencia de otras instituciones, en este Hogarexiste la flexibilidad horaria, ya que algunos de los residentes trabajan en horarios nocturnos. La mayoría de los integrantes se acercan por el boca a boca, la herramienta de comunicación más importante, mientras que algunos son derivados de hospitales u otros centros.
Por día, alrededor de 50 personas que duermen en la calle pasan por el Hogar ya sea para bañarse, o para lavar su ropa. Desde el Hogar Cura Brochero sostienen que “el lavado se fomento como hábito para salir de la calle, para recuperar hábitos de cuidado personal. Para algunos es más fácil tirar la ropa donada una vez que se ensucia y despues pedir otra. La idea es que la gente cuide lo que tiene para despertar hábitos de cosas saludables, la higiene y el cuidado de lo propio”.
El único requisito que se le pide a la gente que se acerca al Hogar es el Documento Nacional de Identidad. Pero esto no es una cuestión de exclusión. Por el contrario, cuando las personas no tienen ningún documento, el Hogar impulsa la creación del mismo para que cada uno tenga su propia identidad. Por año, la Fundación Camino a Jericó colaborá con los trámites de más de 150 personas.
Desde 2009, el hogar mantiene un registro de la cantidad de gente en situación de calle que pasó por el lugar, ya sea para bañarse o para lavar la ropa. Hasta el momento, ya son más de 2.700 personas las que tuvieron contacto con el hogar. El 90% de los que ingresan son hombres, mientras que el 10 restante son mujeres que llegan en la última instancia, con un estado mental y emocional al límite.
En la Fundación Camino a Jericó no sólo buscan conseguir la reinserción en el campo laboral de las personas en situación de calle, también luchan por la satisfacción de las necesidades básicas para que cada uno pueda lograr una vida digna.
Para visitar el salón, donar mueblas a restaurar o contactarse con la fundación:
Salón Brochero: Sábados de 10 a 18 hs Pasaje peatonal Bertoncello, altura Av. Maipú al 2290, Olivos.
Tel: 4795-5109
www.facebook.com/brocherosalon/
Taller San José: Lunes a Viernes de 7 a 15 hs en Bulnes 2665, Boulogne.
 
Fundación Camino a Jericó: http://www.caminoajerico.org.ar
 
 
Compartir